Dolor articular: los 8 mejores remedios calmantes naturales para aliviarlo

La inflamación aguda o crónica que afecta a las articulaciones resulta dolorosa y limitante. Algunas plantas medicinales pueden ser de gran ayuda.

remedios dolor articular pina
iStock

La inflamación y el dolor de las articulaciones son síntomas cada vez más frecuentes y pueden afectar al día a día. La artrosis y otros trastornos articulares crónicos son a menudo causa de discapacidad. Otro dato poco alentador es que, en la mayoría de casos, es difícil determinar la causa precisa que desencadena la inflamación.

Hábitos perjudiciales para el dolor articular

Junto a las alteraciones funcionales y el desgaste debidos al envejecimiento y los traumas, hay factores como una alimentación poco saludable, las malas posturas, el exceso de actividad física y el sobrepeso que pueden favorecer enfermedades inflamatorias en rodillas, tobillos, muñecas, etc. Algunos trastornos también tienen un componente autoinmune y, en afecciones como la artritis reumatoide, los síntomas pueden extenderse a otras partes del cuerpo.

El origen multifactorial de estos trastornos no permite generalizar el tratamiento. En cambio, personalizar la cura y los cuidados complementarios puede tener un impacto muy positivo en la atenuación de los síntomas.

Un estilo de vida saludable es clave para prevenir trastornos articulares, pero acudir a un especialista debería ser el primer paso cuando aparecen problemas.

Podemos aprovechar, además, las terapias complementarias y la ayuda extra de la naturaleza para atenuar las molestias y cuidar nuestros huesos y articulaciones.

Aquí destacamos plantas muy útiles para la salud articular.

1 /8
Noni, un buen refuerzo para tus articulaciones

1 / 8

iStock

Noni, un buen refuerzo para tus articulaciones

El noni (Morinda citrifolia L.) crece en Australia y el Sudeste Asiático, de donde es originario, y en cultivos de otras regiones tropicales.

  • Propiedades: Actúa como antioxidante, antiinflamatorio e inhibidor de la histamina regulando la respuesta inmunitaria.
  • Cuándo se indica: Entre otras cosas, se utiliza como suplemento natural para mejorar la salud de las articulaciones por su acción contra la inflamación y protectora del sistema inmunitario.
  • Partes que usamos: El fruto, rico en escopoletina, antioxidantes y esencias volátiles.
  • Cómo se usa: Se toma el jugo del fruto, 250 ml al día en dos tomas, o en comprimidos y viales. La medicina tradicional propone la aplicación tópica de las hojas frescas para atenuar el dolor.

Bambú para remineralizar huesos y tejidos

2 / 8

iStock

Bambú para remineralizar huesos y tejidos

El bambú (Bambusa arundinacea) crece en terrenos fértiles y húmedos pero no compactos de climas cálidos.

  • Propiedades: Es un antiinflamatorio natural y antiulceroso. Tradicionalmente se considera un aliado de huesos y articulaciones por su aporte de minerales.
  • Cuándo se indica: En enfermedades degenerativas de las articulaciones como la artrosis, en la prevención de la osteoporosis y la recuperación de fracturas.
  • Partes que usamos: Brotes, tallo y las sustancias extraídas por exudación. Es rico en minerales, sobre todo silicio orgánico.
  • Cómo se usa: En forma de cápsulas y comprimidos de extracto seco del tallo de bambú. Está contraindicado en personas con hipotiroidismo porque inhibe la asimilación de yodo.

Harpagofito, un potente antiinflamatorio

3 / 8

istock

Harpagofito, un potente antiinflamatorio

El harpagofito (Harpagophytum procumbens) crece en suelos ricos en óxido férrico en zonas semidesérticas de África Meridional.

  • Propiedades: Su actividad es principalmente antiinflamatoria y analgésica. Tradicionalmente, se utiliza también como digestivo y estimulante del apetito.
  • Cuándo se indica: En problemas articulares como artritis, osteoartritis, lumbalgia, etc., que presentan dolor e inflamación.
  • Partes que usamos: La raíz, cosechada con cuidado para no dañar la planta. Entre sus principios activos destaca el harpagósido.
  • Cómo se usa: En extracto seco o fluido, desecado para infusión o en tintura. Está contraindicado en personas con problemas de las vías biliares, gastritis o úlcera péptica. Su uso se debería evitar también durante el embarazo.

Cayeput para el dolor muscular o reumático

4 / 8

iStock

Cayeput para el dolor muscular o reumático

El cayeput (Melaleuca cajuputi Powell) se cultiva en zonas tropicales del Norte de Australia y Sur de Asia.

  • Propiedades: Sus aceites esenciales son responsables de su acción analgésica y antirreumática. Además, tiene efecto expectorante y bactericida.
  • Cuándo se indica: Para atenuar síntomas como inflamación y dolor del sistema osteoarticular y muscular.
  • Partes que usamos: Las hojas, ricas en aceites esenciales.
  • Cómo se usa: El aceite esencial se puede combinar con otros aceites esenciales para masajear las articulaciones doloridas e inflamadas. Se suele mezclar con aceite de árnica o combinar con aceites esenciales como los de gaulteria, jengibre, eucalipto azul o helicriso.

Boswellia, aliada en artritis y tendinitis

5 / 8

istock

Boswellia, aliada en artritis y tendinitis

La boswellia (Boswellia serrata) crece en la India, en bosques tropicales y cultivos.

  • Partes que usamos: Un exudado de la corteza (gomo-resina) que se obtiene de los tallos y ramas a través de incisiones.
  • Propiedades: Antiinflamatoria, analgésica y sedante. Según el Ayurveda favorece la sudoración y es diurética y emenagoga.
  • Cuándo se indica: Reduce el dolor en la osteoartritis y otras patologías de las articulaciones como bursitis, tendinitis o artritis. También para atenuar la inflamación a nivel intestinal en el síndrome del intestino irritable.
  • Cómo se usa: El extracto seco en cápsulas y comprimidos, o el alcohólico en gotas. Evitar en embarazo y menores de 12 años o tratamientos prolongados sin supervisión médica.

Cúrcuma para la artrosis de rodilla

6 / 8

istock

Cúrcuma para la artrosis de rodilla

La cúrcuma (Curcuma longa L.) se cultiva en zonas cálidas y húmedas de la India.

  • Propiedades: Estudios han mostrado un efecto similar al de algunos medicamentos antiinflamatorios en la artrosis de rodilla. Además, estimula las funciones de la vesícula biliar, es antioxidante, antifúngica y bactericida.
  • Cuándo se indica: En enfermedades reumáticas, para el dolor y la inflamación. También en trastornos digestivos e inapetencia.
  • Partes que usamos: El rizoma en forma de extracto seco y un colorante llamado curcumina.
  • Cómo se usa: En infusión, usar 3 g de planta al día. En herbolarios y dietéticas hallarás extracto seco en polvo, tintura, comprimidos y otros productos. Se tolera bien, pero se desaconseja en caso de problemas biliares.

Piña, rica en bromelina antiinflamatoria

7 / 8

iStock

Piña, rica en bromelina antiinflamatoria

La piña (Ananas comosus (L.) Merr.) crece en climas tropicales, en suelos bien drenados.

  • Propiedades: Es conocida por su acción digestiva, pero también tiene efecto antiinflamatorio gracias a la bromelina, que reduce la hinchazón de los tejidos.
  • Cuándo se indica: Como antiinflamatorio natural para aliviar síntomas de artritis reumatoide, artrosis (en particular de rodilla) y otros problemas articulares.
  • Partes que usamos: El fruto rico en bromelina, una enzima proteolítica presente sobre todo en la parte central más fibrosa.
  • Cómo se usa: Se toma el jugo fresco, el extracto seco y el corazón desecado y pulverizado; o en suplemento, a menudo con otras plantas antiinflamatorias. Está contraindicada si se toman fármacos anticoagulantes.

Fresno para cuidar tus articulaciones

8 / 8

Shutterstock

Fresno para cuidar tus articulaciones

El fresno (Fraxinus excelsior L.) es originario de Europa, crece en terrenos húmedos, profundos y bien drenados.

  • Propiedades: Combina la acción antiinflamatoria y analgésica con el efecto diurético, febrífugo, vasoprotector y cicatrizante.
  • Cuándo se indica: Ayuda a atenuar la inflamación y el dolor relacionado con las enfermedades articulares en general. Además, está particularmente indicada para combatir el edema y la retención de líquidos en las articulaciones, tan comunes en la gota.
  • Partes que usamos: La hoja desecada, rica en antioxidantes y, en especial, polifenoles.
  • Cómo se usa: En infusiones y decocciones de las hojas, a razón de 20 g por litro de agua, hasta 3 tazas al día. Y en forma de extracto fluido o seco.

Remedios caseros para las articulaciones

La hinchazón y el dolor articular por un golpe suelen ser agudos y remitir cuando el cuerpo se recupera. En cambio, en traumas, enfermedades degenerativas y crónicas de las articulaciones las molestias empeoran con el tiempo y alteran la función articular.

La terapia, sea con masajes, acupuntura, fisio, suplementos o remedios con plantas, buscará en ambos casos reducir molestias, evitar más daños y retrasar el deterioro de las articulaciones.

En fitoterapia se suelen usar plantas antiinflamatorias y, según el problema articular de que se trate, podemos recurrir a extractos vegetales de uso interno o de aplicación tópica, incluso podemos combinarlos. Así, podemos tomar infusiones para prevenir la inflamación y aplicar compresas calientes con aceites esenciales que alivian el dolor más intenso.

Aceite para el dolor articular

Calma el dolor y baja la inflamación.

  • Necesitas: Aceite de sésamo 125 ml, aceites esenciales de incienso 15 gotas, cajeput 10 gotas y eucalipto azul 5 gotas, un frasco de vidrio con cuentagotas.
  • Cómo se prepara: Mezcla todo en el frasco y agita bien.
  • Dosis: Aplica con un masaje unas gotas en la zona inflamada 4-5 veces al día. Evitar en niños y embarazadas.

Infusión para aliviar el reúma

Mejora las molestias de origen reumático.

  • Necesitas: Harpagofito 50 g, fresno 40 g, regaliz 10 g.
  • Cómo se prepara: Mezcla las plantas y separa 1 cda. sopera por taza de agua. Hierve 3 min, reposa tapado y cuela. Puedes endulzar con estevia o sirope de arce.
  • Dosis: 3 tazas al día durante no más de 2 semanas. Evitar en menores de 12 años y embarazadas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?